El Colegio de Enfermería de Granada (Codegra) ha reconocido la falta de sanitarios para hacer frente a una nueva ola del coronavirus y ha alertado de las consecuencias de un éxodo constante de profesionales que emigran a otros puntos del país donde encuentran mejores condiciones laborales. El presidente de este órgano colegial, Jacinto Escobar, ha advertido de las consecuencias que tendrá a corto, medio y largo plazo la inestabilidad de los contratos ofertados desde Andalucía a sanitarios, especialmente a las enfermeras.

 Escobar ha detallado que en el último trimestre y ya con picos de incidencia de coronavirus altos en la provincia, una media de una colegiada al día ha solicitado el traslado de su expediente para trabajar en otros puntos del país. El presidente de las enfermeras de Granada ha compartido su inquietud con el delegado territorial de Salud y Familias, Indalecio Sánchez-Montesinos, al que ha comunicado que en los tres últimos meses un centenar de profesionales se ha marchado de la provincia.

“La pandemia ha demostrado una vez más la falta de profesionales, pero especialmente ha despertado una competencia entre comunidades que deja en una posición de fortaleza frente al coronavirus a las que más pagan y a las que ofrecen mejores condiciones laborales”, ha apuntado Escobar.  Ante este éxodo continuado de enfermeras, un “goteo” constante desde el verano, el presidente de las enfermeras ha reivindicado contrataciones adecuadas, ágiles, estables y mejor retribuidas, cuatro claves para frenar la emigración de profesionales.

En su encuentro con el responsable de Salud, Escobar también ha abordado una mejoría de las ratios y ha vuelto a pedir más medios personales y profesionales, en todas las escalas y categorías, para dar un marco de trabajo más seguro a unos sanitarios que se están jugando la vida.

Escobar también ha pedido a la Junta conocer el número exacto de profesionales afectados por coronavirus y que el déficit de sanitarios se combata articulando una jubilación más flexible. Además, ha anunciado que el Colegio de Enfermería de Granada va a crear una bolsa de enfermeros que servirá para paliar la falta de actualización de la gestionada por la Junta y facilitará así que los sanitarios sin empleo puedan responder a demandas de trabajadores de residencias o centros concertados y privados que no dependen del listado del Gobierno andaluz.

Por otro lado, el Colegio actualizará la bolsa de voluntarios, enfermeras y otro personal sanitario que puedan participar en actividades no asistenciales como el programa de comunicación con las familias de los pacientes de COVID.

Escobar también ha reclamado refuerzos en la atención primaria, que sufre una presión asistencial y exceso de trabajo, y que se reduzca la burocracia, se mejore la atención telefónica y se articulen medidas que minimicen los riesgos que se producen con colas de pacientes en las puertas de sus centros de salud.

Además, este órgano colegial ha reivindicado de nuevo la implantación real de la enfermera escolar, un sanitario esencial que se ha convertido en un rol clave en otros países europeos pero cuya presencia real en centros educativos andaluces es casi testimonial.

Por último, Escobar ha lamentado que, tras el apoyo contundente a los sanitarios durante el inicio de la pandemia, la actual presión asistencial haya convertido aquellos aplausos en un incremento de las agresiones, los insultos y las descalificaciones a los sanitarios.